lunes, 11 de enero de 2010

Ironico.

-¿Le echas de menos, verdad?
-¿Qué has dicho?
-Te e preguntado que si le echas de menos.
-¿Qué pregunta es esa? No hay ningún día que no pase su sonrisa por mi mente y ninguna noche que no me derrumbe al imaginármelo en la cama de otra. No hay un minuto en el que no me acuerde de sus ojos y me ciegue al pensar que estarán embrujando a otra y no hay un solo segundo que no recuerde cada beso, cada uno de sus dulces besos, de los ansiosos, de los lentos, de los de amor. Y ahora vuelve a pronunciar esa ridícula pregunta, ¿Tu que crees?

No hay comentarios: