jueves, 15 de noviembre de 2012

Y la próxima vez que te vayas, llévame contigo.



Te vas, como siempre. 
Te vas, pero primero y segundo y tercero pierdes la razón con mi ropa, 
con lo que esconde y deja ver, con mi culito, con mis palabras, con mi olor
y se te doblan las rodillas. 

Te vas, pero antes me prometes la luna y las putas estrellas si las quiero. 
Y claro que las quiero, y me las bajas, 
las bragas. 

Te vas, pero no sin antes irte conmigo al infierno, 
a la guerra de labios y ombligos, 
que sólo saben de la pelea cuerpo a cuerpo. 

Te vas, pero antes nos perdernos entre mis curvas y tus rectas, 
con la carretera de tu cuello y mi boca con el depósito lleno, 
de gasolina y ganas. 

Te vas, pero no sin antes hacer música, 
sin hacer rugir los muelles de mi corazón, de tus dedos de pianista sobre mi guitarra, 
de sonar como Marea y soñar entre flores.

Te vas, como siempre, 
dejándome sin dueño. 
Haciéndome un poco más tuya.


1 comentario:

.A dijo...

te vas,pero me dejas la puta promesa de que cuando te este ya olvidando volveras a por mi..