martes, 12 de enero de 2010

La pequeña de ojos verdes.

La niña de papa entraba en ese antro sobre la madrugada. Se colaba entre la gente hasta llegar a la barra del bar. Pide algo doble, que toma de un sorvo, dejando que el alcohol corra por sus venas y que esa sensacion de calor la inunde. Ya no ve nada pero decide tomar algo mas, quiere beber. Intoxicada, solo quiere bailar y nada la va a frenar. Se mueve entre la gente, bailando sensual. De momento todo le va bien, a olvidado que en casa la esperaban, va ciega y no recuerda, no le recuerda. Va al baño balanceandose y se apoya contra el marco donde, aturdida, cae bruscamente sobre el suelo. Nota que alguien la coje en brazos y la saca del local, un chico alto, rubio y con los ojos mas negros que a visto nunca, profundos.
-Eh eh no des patadas, pequeña.
-¿QUE HACES? ¡SUELTAME!
-Tranquilizate niña, si no te hubiera sacado ahora serias un desperdicio -le dice brusco mientras la deja sentada sobre el suelo. -Ademas ¿No eres muy pequeña para estar en sitios como este?
Elia no se limita ni a responder, se levanta balanceandose, le mira ironica y se va.
-¿A donde crees que vas asi? -susurra despues de agarrarla el brazo.
-A donde me de la gana -escupe de mala gana.
-Sube a la moto -dice y señala con el dedo una impresionante moto azul y negra mientras ahoga una risa- Te llevare a casa niña, solo falta que pierdas el chupete.
-No, veras, siempre me han dicho que no hable con desconocidos-pronuncia ironicamente.
-¿Ah, si? Pues seguro que tu madre estara encantada de ver lo puesta que estas.
-Mi madre esta muerta, capullo -le dice mientras para a un taxi y tras mirarlo con asco, se mete dentro.
Elia recuerda la cara del chico, esos ojos... esos ojos casi hacen que se pierda, casi hacen que olvide todo, como si fueras mejor que el alcohol y cualquier mierda de las que ella habia tomado.

Mientras tanto, el la sigue desde cerca, queriendo averiguar donde vive la niñita de los ojos verdes.

No hay comentarios: