miércoles, 13 de enero de 2010

Nota de suicidio.

"Minino, no se como empezar esta carta, pero he despertado de nuevo, sin ganas de otro dia. La almohada sigue mojada de mis lagrimas, mis ojeras crecen cada noche y mi corazon se quiebra un poco mas con las gotas de lluvia ¿No es increible que cada vez que llueva eche de menos algo? Inevitable, como un veneno, hoy echo de menos todo lo que tenia ¿Pero no lo ves? No me queda nada, y tu... no puedo arrastrarte conmigo. No es justo, tu, tan perfecto. Todo esta oscuro en este dia tan despejado, estoy muerta por dentro, soy cobarde, no merezco tus lagrimas pero quiero liberarme y saltar al vacio es mi unica esperanza. No recuerdo el dia que es hoy, con los ojos hinchados y las lagrimas en las pupilas no veo la hora y la presion en el pecho no me permite respirar ¡NO QUIERO JODER! No quiero que mis ojos lloren. Solo quiero que sepas que te quiero, y que esta despedida, no es triste ¿vale? algo de felicidad me tiene que esperar fuera de aqui. No me olvides, siempre te querre..."

Termino de leer aquel cacho de papel, aquel cacho que se llevaba la vida con cada palabra, con los ojos encharcados. Se deslizo rapidamente dentro del coche y se dirigio al acantilado, era la ultima oportunidad que tenia. Las manos le temblaban y tenia la boca seca, en sus ojos la confusion le cegaba y en su pecho algo se estaba muriendo poco a poco. La vida se le iba en cada suspiro, enfadado consigo mismo grito su nombre y ella se giro. No se habia percatado de que habia llegado y estaba a su lado hasta que vio su sonrisa, caida. Tenia la mirada perdida, envuelta en lagrimas, estaba palida y conlas mejillas encharcadas.
-Estrella
Esta vez ya no gritaba, susurraba su nombre mientras veia como avanzaba hacia el barranco.
-Estrella ¡quieta!
-Corvin, mi minino, no deberias estar aqui...
-Ni tu tampoco -escupio bruscamente- por favor, dame la mano.

Estrella dudo, avanzo un paso mas y se sento el el borde de una roca saliente. El corazon de el cada vez iba mas rapido y la rabia le inundaba poco a poco, al igual que el desden.

-Quedate conmigo, no me sueltes porfavor...
-No te voy a dejar caer.

La cogio del brazo y la llevo unos metros lejos del acantilado ignorando por completo sus patadas y sollozos pidiendole que la dejara ir. La abrazo con fuerza y ella ahogo un grito en su pecho y dejo que sus lagrimas desvalasen por su camisa.
-¡Deja de salvarme! No puedes salvarme de todo...
-Estrella, joder, basta ya -la grito como nunca lo habia echo, y delicadamente añadio- Deja que te cuide, dejate amar...

Corvin la beso la frente cuando el silencio de ella le paro el corazon. Sin embargo ella busco su boca, lentamente se encontro con la de el, notando la respiracion del otro en la cara, se besaron abrazados hasta que anochecio. Hasta que Estrella volvio a encontrar su luz, en los brazos de su minino [...]

No hay comentarios: