lunes, 5 de abril de 2010

De Jose.

Encendí un cigarro pensando que me calmaría y me ayudaría a pasar esta situación en la que me sentía, rayado, sin saber que hacer, solo pudiendo esperar a ver que pasaba, aunque fuera un simple toque al móvil algo ,que me llevara a pensar que se acordaba de mi. En el fondo sabia que lo único que estaba haciendo era esperar como un gilipollas a que me dijera que era mejor que fuéramos solo amigos.

Ella no me quería, lo intuía, yo a ella si y demasiado por desgracia como para olvidarla fácilmente, "asco de vida" pensé. En el fondo me parecía demasiada coincidencia que en el mundo hubiera dos personas que se quisieran mutuamente.

Si, es algo raro, pero posible, espero…

No hay comentarios: