jueves, 29 de abril de 2010


-Yo solo quiero que olvides su nombre. Cuando te deje solo no te asombes. Que lo borres. ¿Por qué le temes? dímelo. ¿Por qué sigues atado? no es dueña de tu piel. ¿En que piensas cuando trituras tu corazón? yo en aquella noche. Pienso en todo lo que quería hacer y no hice. Pienso en todo lo que lloré y no he parado. Quiero volver a ese momento y decirte todo lo que mis boca se calló. Estúpida. Avergonzada. La vida es demasiado corta para arrepentirse. Pero ya no la quieres, ¿verdad? lo leo en tus ojos. Búscame, ya sabes donde y cuando. Como antes, como fugitivos.

-Pero..

-Sin ataduras, como un sueño. Rápido, como una estrella fugaz. Concéntrate en mi piel. Y recuerda, que nadie te quiero como yo.

No hay comentarios: