domingo, 19 de septiembre de 2010

Escúpelo



Me voy consumiendo. Es muy duro estar todo el día disimulando ¿Sabes? A todas horas ¿Qué tal? y tener que mentir, decir que bien. Que me pregunten si me pasa algo y decirles No. Solo deseo atarme a dos cosas que nunca me han fallado. A una buena botella de ron y a él. Pero como lo segundo es imposible, me queda emborracharme y volar, volar muy alto. Porque tropiezo y vuelvo a caer y ya no tengo ganas de levantarme ¿Para qué? Si me volveré a caer. Como cuando tienes que hacer la cama y piensas "Pero si se volverá a deshacer esta noche". Solo una persona sabe que me pasa, mi mejor amiga, mi angel de la guarda, como una hermana. Pero no puedo dejar para luego lo que siento. Y quiero hacerle daño, mucho daño ¿Cómo? Pues con otro, con otro clavo que saque a este que se a clavado a mi corazón y lo está desangrando. Que piense que no me importa, que no le necesito. No me entiendo, no entiendo que me duela algo a lo que estaba preparada, algo que ya esperaba. Necesito escribir, escupir todo lo que me come, porque cada día creo más que estoy amargada y que viene del verbo amar.

No hay comentarios: