lunes, 11 de octubre de 2010

I Love the way you lie

Chico de la calle. Fuma un malboro. Despacio, lentamente, calada tras calada. Lo saborea, suelta el humo, se nubla su vista. Chupa de cuero. Pantalones vaqueros. Cadenas. Rayban para eclipsar la luna. Cielo de estrellas. Recorre los las calles con su moto. Se come la noche. Se bebe los bares con sus colegas. Rompen algún cristal. Y rien, mucho. Se van a la playa. Fiesta. Chicas. Ella.
Pelo negro como el patróleo. Largo hasta su sinuosa cintura. Mirada oscura, brillante. Tiene una cinta azul en el pelo y la piel suave. Un camiseta corta enseñando su pequeño ombligo e invitandote a su escote."¿Qué ha pasado en mi corazón?" piensa él "¿A caso una estrella bajó para alumbrarme?" Y se miran. Y ella sonríe. Hablan y beben. Seduciéndose. Acercándose.

-Ven.
-¿A dónde?
-Al cielo, amor.

Y ella empieza a correr por la orilla y su pelo escupe libertad. Y se adentran en el mar abrazados y con sonrisas complices. Y la ropa mojada se les pega al cuerpo. Y la tiran. Y la dejan navegar. Y la marea sube y baja a su ritmo. Y se zampan a bocados. Se beben los labios. Se muerden. Se acarician. Y sus manos se descubren. Placer. Y poco amor. Corazones que empiezan a sentir. Locura. Lujuria. Y jadeos. Besos por el cuello. Y el mar que les transporta al cielo.

.

No hay comentarios: