lunes, 25 de enero de 2010

Amor sin amor.

Aquella noche el olor de la miel se había evaporado gracias al alcohol. Otra chica ocupaba su cama, envuelta en sus sabanas. John se levanto cuidadosamente para no despertarla y empezó a vestirse. Quería marcharse y para cuando volviese, ella tendría que haber desaparecido.
-¿Te vas ya? –dijo ella con los ojos aun cerrados.
-Como siempre, amor.
La chica lo agarró de la mano tirándole encima de ella.
-No, ahora no Aranxa…
-¿Pero que coño te ha pasado? Antes siempre me buscabas y últimamente cuando te busco yo, ¿me rechazas? –gritó- Johny, no quiero que me hagas el amor, ¡quiero que me folles como hacías antes de que esa niñata entrara en tu vida!
El no dijo nada, se quito el cinturón de un tirón disparándolo contra la pared y se tumbó sobre ella con fuerza, con rapidez. Aranxa no desaprovecho la embestida y gritaba de delicia, mientras unas escurridizas lágrimas cruzaban el rostro de John.

"Oh mi dulce miel, no tengas en cuenta que manche nuestra cama de otro olor, esto es amor sin amor"

No hay comentarios: